mayo 18, 2024

los cuidados del estreñimiento en el adulto mayor

El estreñimiento o constipación es un problema frecuente en el adulto mayor, formando parte de los síndromes geriátricos y considerado como uno de los problemas de salud más comunes en la población, suele ser de causa multifactorial y puede llevar a complicaciones médicas graves si no es tratado a tiempo, por lo tanto su desenlace tiene una clara influencia en la calidad de vida del adulto mayor. Dentro de los elementos a considerar en el origen del estreñimiento, son el tipo de alimentación y la cantidad de movimiento físico que se realice.

La ingesta de agua y fibras vegetales optimizan el tránsito intestinal favoreciendo el movimiento del intestino o “peristaltismo”, pero no depende solo del contenido de la alimentación y del peristaltismo, sino también de cuánto nos movemos caminando. Por lo mismo, una vida sedentaria, influye negativamente en el tránsito intestinal.

La defecación depende entonces de tres pilares fundamentales: alimentación, peristaltismo y de cuánto y cómo nos movemos. Estos tres factores se encuentran en un complejo equilibrio dinámico que se puede alterar negativamente con el tiempo.

De este modo podemos describir dos formas de estitiquez: aquella que ocurre esporádicamente, como efecto de la alteración abrupta de alguno de los componentes antes descritos; o aquel estreñimiento crónico, que ha ido apareciendo en la vida de los adultos mayores hasta generar un hábito estítico.

En relación con el avance de la edad y los cambios en la fisiopatología anorrectal, estos cambios raramente son los únicos responsables del problema, en general, el Estreñimiento Crónico no debe mirarse como una consecuencia del envejecimiento ya que la mayoría de los adultos mayores son saludables, activos y tienen una función intestinal normal.

El estreñimiento en el adulto mayor puede tener causas muy diversas, clasificándose en: Estreñimiento Primario, es decir, por un trastorno del funcionamiento del intestino, alterando  cualquiera de los mecanismos de la función de la defecación, por ende, el estreñimiento crónico funcional puede producirse por uno o más de los siguientes factores: Alteración de la movilidad del colon, alteración en la sensación de ganas de evacuar, o cuando hay algún problema neurológico que altera la sensibilidad, enfermedades neurológicas que puedan afectar los músculos del abdomen y alteraciones en la correcta abertura del ano en el momento de la defecación, entre otros. Y el Estreñimiento Secundario a causa de otras enfermedades o medicamentos que tienen como efecto secundario a esta patología. Por ejemplo, en el caso de pacientes con enfermedades metabólicas, tales como, diabetes mellitus, hipotiroidismo, enfermedades neurológicas, como esclerosis múltiples y enfermedad de Parkinson, lesiones de la médula espinal, cáncer de colon, y  uso crónico de medicamentos.

Un bajo nivel de actividad física se asocia con un mayor riesgo de estreñimiento, como sucede en  pacientes sedentarios o aquellos que deben guardar reposo prolongado en cama (dependencia severa), ya que los cambios de posicionamiento son de vital importancia en estos casos. Y el uso de medicamentos para colaborar con el tránsito intestinal debe seguir un estricto control, debido a que este tipo de sustancias puede llegar a producir complicaciones severas, entre ellas, dependencia, diarrea, déficit de vitaminas, por lo que es importante identificar adecuadamente todos los medicamentos en uso, debido a que muchos pueden colaborar con la estitiquez como un efecto no deseado.

 

 


POR:
Cristian Núñez Bolívar
Kinesiólogo

Te Puede Interesar

Leave a Reply

You have been successfully Subscribed! Ops! Something went wrong, please try again.

Siguenos

© 2022 Todos Los Derechos Reservados.