mayo 18, 2024

Kinesiología en tiempos de pandemia

El nombre Coronavirus nace a través de su observación en el microscopio, ya que parece que tuviera una corona. Existen de muchos tipos, pero el que ha emergido con fuerza y es altamente contagioso, es en un 80% similar al virus del Síndrome Respiratorio Agudo y Grave (SARS) más conocido como COVID-19.

Los síntomas pueden aparecer 2 a 14 días después de la exposición al virus, y pueden ser: tos, fiebre, dificultad respiratoria, dolor muscular, dolor de cabeza, pérdida del olfato o el gusto, diarrea, vómito y en estado de gravedad neumonía. Se han presentado casos de un gran porcentaje de personas contagiadas asintomáticas.

En este último tiempo se ha aumentado la dotación de kinesiólogos en diferentes sistemas de salud, principalmente en la Unidad de Paciente Crítico. Con esto se busca asegurar un adecuado uso de los ventiladores mecánicos, porque su abordaje y manejo resulta fundamental para el trabajo interdisciplinario en la Unidad de Cuidados Intensivos.

El kinesiólogo especializado en la unidad de pacientes críticos, tiene como misión contribuir al restablecimiento de la función pulmonar, lo que se logra a través de la monitorización de la asistencia mecánica ventilatoria, minimizando posibles contaminaciones para el paciente y a su vez de los materiales. Así mismo, deben realizar técnicas kinésicas que contribuyan a estimular la función respiratoria, además de entregar énfasis en técnicas que ayuden a prevenir complicaciones asociadas al reposo prolongado como la neumonía o atelectasias, todo esto sumado a otras competencias del profesional como lo son el manejo, cuidado y permeabilización de vía aérea artificial, armado, programación y conexión de ventiladores mecánicos invasivos/no invasivos, análisis crítico de exámenes complementarios en sangre, imagenología y la participación activa en el trabajo de desarrollo de protocolos para la evaluación además de tratamientos adecuados del paciente en ventilación mecánica.

Una buena fisioterapia respiratoria y neuromuscular ayuda a disminuir los tiempos de recuperación dentro de este proceso, en lo que conlleva la terapia intensiva y la baja tasa de infecciones respiratorias. Cuando el paciente es dado de alta de la unidad de cuidados intensivos, el kinesiólogo continúa trabajando en la recuperación de la funcionalidad respiratoria y músculo-esquelética para evitar futuras complicaciones.

Es de mucha importancia tomar conciencia del autocuidado, porque los kinesiólogos están en contacto directo con los pacientes, y muchas veces cuando se realiza la terapia tanto respiratoria como músculo-esquelético, se corre el riesgo de que tosan en la cara, por lo tanto, el uso adecuado de todos los elementos de protección personal estipulado en un estricto protocolo de prevención de infecciones, es muy importante para evitar posibles contagios.

Si todos cumplimos con un rol de prevención, tomando las medidas de autocuidado, higiene, evitando eventos públicos, quedándonos en el hogar, y además si los sistemas de salud responden adecuadamente, podremos sin duda enfrentar esta pandemia de buena manera, con buenos resultados finales, con un alto número de contagiados, pero con un número bajo de hospitalizados y ojalá con un mínimo porcentaje de mortalidad.

 

 

Cristian Núñez Bolívar
Kinesiólogo

Te Puede Interesar

Leave a Reply

You have been successfully Subscribed! Ops! Something went wrong, please try again.

Siguenos

© 2022 Todos Los Derechos Reservados.