junio 25, 2024

Niños asintomáticos de COVID-19 pueden ser vectores de familiares que presentan factores de riesgo

Sin saber que poseen la enfermedad, podrían contagiar a los adultos con enfermedades crónicas, por esto es esencial que se sigan cumpliendo las medidas de autocuidado como el aislamiento físico y el frecuente lavado de manos”.

Afortunadamente, los niños, niñas y adolescentes en general no se han visto mayormente afectados por los síntomas del COVID-19, sin embargo, de igual modo se han registrado fallecimientos de menores de edad en el resto del país.

No obstante, contrariamente a lo que se puede creer, la población infantil de Magallanes sí ha presentado contagios por coronavirus, llegando a fines de junio, a 84 casos en niños entre los 0 a 9 años, y 82 casos entre los 10 y 18 años, según lo informado por la seremi de Salud. Lo positivo es que la gran mayoría han sido asintomáticos o con cuadros leves.

La doctora Patricia Amarales, jefa del Centro de Responsabilidad Infantil del Hospital Clínico Magallanes (HCM), explicó que la situación más común que se ha observado en el establecimiento es que “ha habido casos de niños que se han pesquisado con COVID-19 una vez que han sido hospitalizados, pero niños que se hayan ingresado por cuadro sugerente por COVID-19, no”, afirmó.

La especialista aseguró que los casos conocidos en el recinto de salud, han sido “sin síntomas en general. Nosotros le hacemos PCR a todo paciente que ingresa al servicio de pediatría y a sus padres, que van a ser los cuidadores, y nos han salido algunos niños con PCR positivo, pero niños con síntomas que podrían, muy lejanamente, pensar que podría ser COVID-19, pero no son los típicos, más bien atípicos”, aseveró la doctora Amarales.

En este sentido, en medios de comunicación y en redes sociales ha circulado información sobre un supuesto síntoma de coronavirus en bebés, que genera ronchas en su piel, se trata de un síndrome similar al Kawasaki, pero en Magallanes “no hemos tenido ni uno, se trata de un síndrome inflamatorio multisistémico. Tuvimos un paciente que se sospechó, pero no se confirmó”, aclaró la pediatra.

Eso sí, la doctora Amarales subrayó que “lo que se ha visto es que los cuadros pueden ser un poquito más complicados en los menores de un año, y en aquellos pacientes inmunosuprimidos, pero en general son muy pocos los niños que tienen manifestaciones graves”.

Mantener el autocuidado

Si bien el hecho de que los niños no estén registrando síntomas graves es una buena noticia, la especialista insiste en que igualmente “muchos niños han salido PCR positivo, hay recién nacidos que han salido PCR positivo, infectándose secundariamente desde su familia, pero ninguno de ellos ha tenido un cuadro crítico”, no obstante, se mantiene el llamado a cumplir con las medidas de prevención para evitar que este escenario favorable pueda cambiar.

La pediatra agregó que los niños en general presentan bastante menos enfermedad que los adultos y eso “se ha atribuido a muchas cosas, como que ellos no tienen los receptores para realizar la respuesta inflamatoria que generan los adultos, por otro lado, se piensa que con la vacuna del BCG (contra la tuberculosis) pueden estar un poquito más protegidos, que su sistema inmune no es capaz de responder de forma exagerada como lo hacen algunos adultos, que son los que generan gravedad”, detalló la jefa del CR Infantil del HCM, valorando que “lo concreto es que los niños en general tienen enfermedades muchos menos graves que los adultos, y que aquí en Magallanes no hemos tenido ningún niño con COVID grave”.

Consejos

Independiente a lo bueno que es para las familias que sus hijos contagiados con COVID-19 no presenten síntomas graves, la pediatra advierte que esa asintomatología que se registra en muchos casos, tiene una arista de riesgo, porque al no saber que los niños están positivos, se convierten en un vector para los adultos de su entorno.

“La recomendación es la misma que para todos, quizás lo más importante respecto a los niños  -que hemos tenido bastantes casos pero ninguno internado de gravedad- es que son portadores asintomáticos y eso genera un riesgo para los adultos”, afirmó la pediatra, recalcando que la situación en este caso “es al revés, los niños pasan a ser un riesgo para los adultos porque no se sabe que están enfermos, tienen el virus y pueden contagiar a personas de riesgo en los grupos etarios avanzados que son los que tienen mayor problema”, advirtió la doctora Amarales.

Es por este motivo que las familias deben evitar organizar y participar de actividades sociales, reiterar el frecuente lavado de manos y mantener el distanciamiento físico. Cumpliendo estas medidas no solo se protege a los más pequeños, sino que también a los familiares que pertenecen a los grupos de riesgo que no tienen la suerte de reaccionar frente al COVID-19 como los niños.

Reportaje covid -19: Un proyecto financiado por el Fondo de Medios de Comunicación Social del Ministerio Secretaría General de Gobierno.

Te Puede Interesar

Leave a Reply

You have been successfully Subscribed! Ops! Something went wrong, please try again.

Siguenos

© 2022 Todos Los Derechos Reservados.