mayo 18, 2024

Telepsiquiatría Realidad Regional (Parte 1)

Hasta un quinto de la población mundial padecerá alguna enfermedad mental; la prevalencia a lo largo de la vida es del 12 al 47% aproximadamente; sin embargo, falta acceso a la atención médica psiquiátrica desde hace muchos años. 

Las enfermedades mentales se asocian con pérdidas económicas, desempleo, rupturas conyugales y familiares, violencia, abuso de sustancias y suicidios, entre otras consecuencias, por lo que es la rama más costosa del sistema de salud. 

La telemedicina se define como todo servicio electrónico de intercambio de información médica a través de la tecnología para mejorar la calidad de atención de los pacientes mediante tratamientos a distancia, e incluye las atenciones sincrónicas o en tiempo real y las asincrónicas. Sincrónica es la atención digital en tiempo real de manera simultánea, por lo que requiere realizar agendas conjuntas; en el caso de la psiquiatría, es la modalidad más usada. La asincrónica no es simultánea, se presta en diferido, por lo que no existe interacción directa entre médico y paciente. Consiste en la transmisión y el almacenamiento de información sobre tratamiento, recomendaciones y diagnóstico. 

El termino telepsiquiatría se refiere a la telemedicina específicamente para pacientes psiquiátricos. En ella se incluyen todo tipo de medios para mantener una comunicación virtual bidireccional en tiempo real. 

En psiquiatría la modalidad online obtiene resultados de eficacia y confiabilidad similares a los de la atención presencial. Es una de las primeras ramas en usar telemedicina, y se ha reportado como medida de apoyo psicoterapéutico desde los años cincuenta. 

En Estados Unidos se realizó en los años sesenta una videoconferencia de un grupo de pacientes, y se demostraron buenos resultados. 

El término “telepsiquiatría” se empleó por primera vez en 1973. En los años ochenta y noventa, el avance tecnológico y los costos más bajos de los equipos facilitaron su implementación y hoy su uso es variado, desde videollamadas, visitas, asincrónicas, visitas solo con audio, etc. Se ha demostrado eficaz en todos los diagnósticos psiquiátricos y mejora la adherencia a los tratamientos; cada vez más se realizan estudios para identificar grupos específicos en que la telemedicina sea lo más adecuado. 

Usado en varios escenarios como el hospitalario y la consulta externa, también es aplicable a varios grupos etarios; incluso se reporta que en ciertas circunstancias la atención de niños y adolescentes puede ser mejor mediante telepsiquiatría y también muestra ventajas para personas privadas de la libertad y militares, entre otros. 

Su aplicación es amplia, se ha usado en psicoterapia de distintos enfoques y en diferentes poblaciones de manera adecuada. Debido a la pandemia, los sistemas de salud se vieron afectados y saturados. Cada vez menos personas tienen acceso a servicios de salud mental, lo que ha llevado a que la población vulnerable sufra nuevas enfermedades mentales que no pueden ser tratadas oportunamente y al empeoramiento de las ya existentes. 

Incluso, antes de la pandemia, la OMS ya reconocía el potencial de la telepsiquiatría, pero es con la crisis del Covid-19 que la telemedicina en la atención primaria creció un 38% y la telepsiquiatría, un 56%, específicamente en el primer nivel de atención. 

Por Dr. Jaime C. Álvarez Uzabeaga
Médico Psiquiatra, Especialista en Psiquiatría de Adultos

Te Puede Interesar

You have been successfully Subscribed! Ops! Something went wrong, please try again.

Siguenos

© 2022 Todos Los Derechos Reservados.