mayo 18, 2024

Cocinar en casa y no morir en el intento

En medio de las rutinas aceleradas y las exigencias de nuestros trabajos y actividades, la preparación de alimentos en casa pareciera ser un indispensable para mejorar la salud. Optar por una alimentación con menos alimentos procesados no solo implica una mejora en lo que estamos comiendo, sino que también significa un ahorro sustancial para nuestros bolsillos. Al preferir alimentos frescos y naturales, evitamos una ingesta excesiva de aditivos y conservantes, ofreciendo una nutrición más completa y balanceada para el organismo.

Con el ritmo de vida moderno, encontrar tiempo para cocinar en casa puede parecer un desafío tremendo. El resurgimiento de la cocina hogareña no solo implica un cambio en la forma en que nos alimentamos, sino que nos reconecta con el proceso natural de nutrirnos. Al cocinar nuestra propia comida, podemos valorar más los sabores, la frescura de los ingredientes y la satisfacción de crear platos desde cero. Es un acto de cuidado hacia nosotros mismos y hacia quienes nos rodean, en un mundo donde la rapidez a menudo nos aleja de estos valores fundamentales.

Batch cooking

Cocinar en grandes cantidades para tener comidas listas durante la semana, o el aprovechamiento de electrodomésticos multifunción, son recursos prácticos que agilizan el proceso culinario. En este ámbito, el batch cooking es una estrategia de preparación de alimentos en la que se cocinan grandes cantidades de comida en una sola sesión para consumirla a lo largo de la semana. Sólo debes escoger recetas simples, preparar la comida para almacenarla en porciones individuales y refrigerar o congelar para consumir durante varios días. Para implementarlo, un consejo es elegir un día de la semana para planificar y hacer una lista de compras, y otro día diferente para dedicarte a cocinar y porcionar. Con esta técnica simplificarás las comidas diarias, ahorra tiempo y te asegura opciones saludables disponibles rápidamente.

Otros tips para cocinar en casa

Cocinar de forma casera sin gastar demasiado tiempo ni dinero y organizando la semana puede ser un reto, pero hay varias maneras de simplificarlo:

1. Planificación de menús: Dedica unos minutos cada semana para planificar las comidas. Elige platos simples que compartan ingredientes para minimizar el desperdicio y simplificar la compra.

2. Lista de compras inteligente: Haz una lista de ingredientes necesarios para las recetas planificadas. Compra en cantidad suficiente y opta por opciones a granel o en oferta para reducir costos.

3. Aprovecha las sobras: Reutiliza las sobras de manera creativa. Por ejemplo, convierte el pollo asado en tacos al día siguiente o las verduras salteadas en una tortilla, de esta manera puedes hacer una entrada con una presentación más novedosa.

4. Simplifica las recetas: No siempre tenemos que complicarnos la vida. Elige recetas con pocos ingredientes y pasos sencillos. Platillos como ensaladas, sopas, salteados o platos al horno suelen ser rápidos de hacer y requieren pocos utensilios.

5. Organización en la cocina: Mantén tus utensilios y despensa organizados para ahorrar tiempo al cocinar. Ten a mano los ingredientes básicos y los utensilios esenciales para cada tipo de cocina. Ordena tu cocina de manera que quede cómoda al momento de ponerte a cocinar.

6. Aprovechar los electrodomésticos: Las ollas de cocción lenta, las ollas instantáneas o las parrillas eléctricas son excelentes para cocinar sin supervisión constante y pueden ayudarte a preparar comidas mientras realizas otras actividades.

7. Flexibilidad y experimentación: No tengas miedo de improvisar con lo que tienes. Aprende a sustituir ingredientes y a adaptar las recetas según tu gusto y lo que tengas disponible en la casa.

Al implementar estos consejos, podrás volver a cocinar de forma casera de manera más eficiente, económica y organizada, adaptándote a tus necesidades y ahorrando tiempo en el proceso.

El valor agregado de cocinar en casa

Más allá de la nutrición y la economía, hay un valor agregado al incluir a los niños en la cocina. Invitarlos a participar en la preparación de recetas sencillas no sólo fomenta la unión familiar, sino que también les brinda habilidades culinarias desde temprana edad. Permitirles formar parte en la toma de decisiones alimentarias, siempre bajo la guía de un adulto responsable, les otorga autonomía y les enseña la importancia de una alimentación balanceada. Esta práctica construye una relación más consciente con la comida desde la infancia, y sienta las bases para hábitos saludables que perdurarán a lo largo de su vida.

Por Carolina López valencia

Nutricionista
Nutricionista Mención en Gestión y Calidad, Universidad Andrés Bello, Viña del Mar.
Especialista en Psicología de la Alimentación, Instituto Universitario Vive Sano, Brasil.
Especialista en Prevención, Tratamiento y Control de la Obesidad, Universidad de Chile.

Te Puede Interesar

You have been successfully Subscribed! Ops! Something went wrong, please try again.

Siguenos

© 2022 Todos Los Derechos Reservados.