mayo 18, 2024

Conozca los daños gastrointestinales por automedicación o farmacoterapia crónica

El estricto respeto a la prescripción médica es la mejor forma de prevenir efectos secundarios de los medicamentos en el organismo”.

Según la Encuesta Nacional de Medicamentos 2017, el 58% de los chilenos consume al menos un medicamento al día. Esto nos hace preguntarnos si esas personas corren algún riesgo de sufrir daño en su organismo dada la alta frecuencia de ingesta de estos compuestos.

El químico farmacéutico, magíster en Gestión en Salud y académico de la Universidad de Magallanes, Luis González Burgos, aclaró los eventuales daños que podrían causar los medicamentos por su composición o constancia en el consumo.

¿Existen medicamentos que por su uso frecuente o por automedicación, generan o son más proclives a causar daños gástricos y/o a órganos?

A modo general resulta importante destacar que no se puede decir que existan medicamentos absolutamente inocuos, pues toda sustancia exógena administrada a nuestro organismo, de origen sintético o natural, tiene alguna capacidad de producir daños.

Si bien podemos citar ejemplos de relevancia estadística, como los trastornos digestivos asociados al consumo de AINEs (antinflamatorios no esteroidales) o las alteraciones metabólicas por el consumo crónico de glucocorticoides, el riesgo se debe estimar en función de las características intrínsecas del fármaco, su dosificación y sensibilidad individual del paciente, razón por la cual es importante un uso responsable e informado de cualquier medicamento.

La tecnología también avanza en el ámbito farmacéutico, ¿Este tema es abordado por los laboratorios para prevenir daños a los pacientes?

Antes que todo, hoy en día existe una regulación muy estricta para la salida al mercado de nuevos medicamentos, donde estos no solo deben garantizar eficacia, sino que también deben garantizar cierta seguridad, lo que no implica que no existan efectos adversos, pero si que el laboratorio debe conducir los estudios necesarios, a corto y largo plazo, para reconocer e informar oportunamente qué consecuencias negativas puede traer el uso de un nuevo medicamento.

Por otro lado, ante la detección de algunos problemas puntuales asociados a la medicación, como es el caso de efectos digestivos menores, siempre y cuando sea viable se ha optado por modificar las formas farmacéuticas para regular de mejor manera la entrega del medicamento en su sitio de absorción, disminuyendo el riesgo de reacciones adversas. Así es como muchos medicamentos son “recubiertos”, encapsulados o se formulan para liberación prolongada, entre otras opciones, siendo importante que estas formulaciones de “liberación modificada” no se alteren (ej: abriendo las cápsulas o moliendo los comprimidos), o se perderá el beneficio.

El ibuprofeno y omeprazol son usados con frecuencia por la población, ¿Específicamente presentan algún riesgo para la salud en términos gástricos?

Como la mayoría de los AINEs convencionales, el Ibuprofeno está vinculado a reacciones adversas que, en función de la dosis y periodo de administración, pueden provocar desde molestias digestivas leves hasta erosión y úlceras gastroduodenales, aunque en comparación a otros antiinflamatorios, se considera bastante más seguro. Aun así, la recomendación es no utilizarlo en altas dosis o por periodos prolongados (> 7 días) sin que haya sido prescrito.

En el caso del Omeprazol, si bien al disminuir la secreción ácida del estómago puede ayudar en el tratamiento de problemas digestivos como el reflujo gastroesofágico o las úlceras gastroduodenales, también resulta importante su uso racional, pues esta disminución de la acidez gástrica puede alterar la digestión de alimentos y la absorción de medicamentos o nutrientes, siendo hoy en día asociado a la aparición de síntomas menores como diarreas, pero también puede interferir negativamente sobre el metabolismo óseo, elevando el riesgo de fractura. 

¿El cuerpo presenta en algún momento un acostumbramiento a ciertos medicamentos, y después de un tiempo prolongado de consumo no causan el efecto esperado?

Existen modelos bien reconocidos de resistencia a los medicamentos, como ocurre con los antibióticos, o tolerancia a sus efectos, descritos comúnmente para los analgésicos de alta potencia.

Si bien se trata de una situación en constante estudio se estima que, al tener relación tanto con aspectos físicos o psicológicos, podría ocurrir con cualquier medicamento por lo que no siempre va a suceder de forma predecible. Por esta razón siempre se recomienda que el tratamiento farmacológico sea prescrito en función de las dosis y periodos de administración estrictamente necesarios para lograr la respuesta esperada, enfatizando obviamente en aquellos fármacos donde el modelo de resistencia, tolerancia u otras consecuencias del uso crónico que pueden afectar la eficacia ya han sido descritas.

¿Hay medidas que se pueden utilizar para reducir el riesgo de daño causado por el consumo prolongado de ciertos medicamentos?

Se promueve con frecuencia entre la población el uso de protectores gástricos, probióticos o suplementos nutricionales como si fueran soluciones ante todo evento, pero no siempre serán necesarios o realmente efectivos.

La principal conducta se orientará a la prevención, siendo de alta relevancia la interacción entre el paciente y su prescriptor, ya que a mayor información disponible se podrá seleccionar un medicamento eficaz y bajo un esquema de uso lo más individualizado posible, que no genere riesgos innecesarios para el paciente.   

¿Qué recomendación le puede otorgar a las personas que deben consumir un alto número de medicamentos, todo los días, para no registrar ninguna consecuencia secundaria?

En general, es recomendable que aquellos pacientes que consuman uno o múltiples medicamentos en forma crónica, además de seguir al pie de la letra las instrucciones uso (considerando dosis, horario y extensión del tratamiento), que son normalmente pensados para evitar problemas asociados a la medicación, informando a su prescriptor de cualquier problema que pueda parecer asociado al consumo de sus medicamentos.  En esta línea en importante que tengan absoluta claridad de los fármacos que consumen, pues dicha información resulta importante para que al momento de que se requiera el uso de un nuevo medicamento, se puedan considerar las posibles interacciones u otras consecuencias negativas, minimizando los riesgos de generar reacciones adversas.

 

POR: LUIS GONZÁLEZ BURGOS
Químico Farmacéutico, Ms. Tox.
Escuela de Medicina
Universidad de Magallanes

Te Puede Interesar

Leave a Reply

You have been successfully Subscribed! Ops! Something went wrong, please try again.

Siguenos

© 2022 Todos Los Derechos Reservados.