junio 25, 2024

¿Endulzante o azúcar? Recomendaciones de la nueva Guía de la OMS 

• El documento considera la revisión de 64 estudios reconocidos científicamente, lo que derivó en conclusiones y recomendaciones para la comunidad.

El pasado 15 de mayo la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó una nueva guía sobre el uso y recomendaciones de los edulcorantes no calóricos (ENC), mejor conocidos como endulzantes. Si bien una guía como esta pretende aclarar datos de importancia para la comunidad, en este caso -y muy por el contrario- ha conseguido confundir a más de alguno.

¿Por qué se publicó esta nueva guía? 

Para hacernos una idea, la nueva publicación de la OMS es el resultado de la revisión sistemática de 64 estudios de gran validez científica, tras lo cual se postuló una serie de recomendaciones respecto a los endulzantes. Este tipo de revisión se realiza de forma periódica y tiene como objetivo actualizar a la comunidad acerca de los avances investigativos en materias de salud y alimentación. 

¿Qué tan confiables son las evidencias? 

Antes de continuar, es muy importante mencionar que tal como lo expresa la misma OMS, estas recomendaciones se catalogan como condicionales, lo que significa que los expertos no están demasiado seguros de sus afirmaciones porque no hay demasiada información a disposición en este momento, ya que la evidencia es limitada. Para los investigadores, por ejemplo, estudiar algo a lo largo de 10 años sigue considerándose “poco tiempo” y no necesariamente ofrece una certeza absoluta. 

¿A quién va dirigida esta guía? 

Es importante mencionar que la recomendación de la guía va dirigida a todas las personas, excepto a las que ya padecen diabetes, ya que existen guías específicas para esta población y en ella el uso de endulzantes sí resulta efectivo en el control de la enfermedad. Esta guía aplica sus recomendaciones a los edulcorantes sintéticos y naturales que se encuentran en alimentos y bebidas o que se venden solos como sustitutos del azúcar. Entre los más conocidos están el acesulfamo-K, el aspartamo, el advantamo, los ciclamatos, el neotamo, la sacarina, la sucralosa, la estevia y los derivados de la estevia. 

La nutricionista Carolina López, explica que existe un amplio catálogo de alimentos que señalan no contener azúcar, “pero muchos productos envasados tiene azucar añadida, por ejemplo, el ketchup, la salsa de tomates, el pan de molde, las bebidas energéticas o isotónicas, las sopas, las barritas de cereal, el cereal, entre muchos otros”. El llamado es a reducir el consumo de estos ultraprocesados.

Resultados de la revisión 

Se analizaron más de 50 estudios de tipo observacional (estudios en los que se observa el comportamiento de una población sin influir en ella ni someterla a experimentación). Algunas de las primeras conclusiones tienen que ver con que “los endulzantes no han sido de utilidad para la pérdida de grasa” y no aportan ningún beneficio al largo plazo, es decir, aquellas personas que consumen endulzantes parecen no reportar una mejoría considerable de su peso. 

Los resultados de la revisión también sugieren que puede haber posibles efectos indeseables de su uso a largo plazo, como un mayor riesgo de diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y mortalidad en personas adultas. Ahora bien, es posible que estos efectos negativos no se deban precisamente al consumo de endulzantes, sino más bien a otros factores externos. Cabe mencionar que estos estudios han sido aplicados a poblaciones consumidoras de endulzantes, quienes paradójicamente también son personas que padecen de diabetes, enfermedades cardiovasculares y exceso de peso. A este tipo de situación se le llama causalidad inversa. En palabras simples, esta población con enfermedades es la misma que recibe la recomendación de “cambiar azúcar por endulzante”. Por ende, es posible que éste sea el real motivo por el cual el estudio pareciese catalogar como “poco beneficioso” el consumo de endulzantes.

Por Carolina López valencia

Nutricionista, Nutricionista Mención en Gestión y Calidad, Universidad Andrés Bello, Viña del Mar.
Especialista en Psicología de la Alimentación, Instituto Universitario Vive Sano, Brasil.
Especialista en Prevención, Tratamiento y Control de la Obesidad, Universidad de Chile.

Te Puede Interesar

You have been successfully Subscribed! Ops! Something went wrong, please try again.

Siguenos

© 2022 Todos Los Derechos Reservados.