mayo 18, 2024

Consejos para mejorar la relación con la comida

Cuando hablamos de cuidar nuestra salud, es importante detenerse a revisar todos los aspectos que pudieran significar una fuente importante de malestar. Algo aparentemente superficial como sentirse incómodo con la imagen corporal o no poder disfrutar de una comida por sentir culpa podrían llegar a formar parte de un problema mayor si no lo trabajamos a tiempo. 

En ese sentido, aprender a reconocer las señales de una mala relación con la comida es fundamental para poder abordar adecuadamente este tema y comenzar a darle solución. Algunos indicadores comunes incluyen: obsesión por contar calorías, categorizar alimentos como “buenos” o “malos”, sentir culpa o vergüenza después de comer, comer en secreto, restricción extrema o atracarse, comer por razones emocionales frecuentes y preocupación excesiva por la imagen corporal. 

Si notas estos comportamientos en ti o en alguien cercano, es fundamental buscar apoyo profesional para abordar los aspectos emocionales y nutricionales relacionados con la alimentación. Mejorar tu relación con la comida es un proceso personal que puede requerir tiempo y esfuerzo, pero aquí te brindo algunos consejos que pueden ayudarte: 

1. Adopta una mentalidad de alimentación consciente: Presta atención a tus señales internas de hambre y saciedad. Come cuando tienes hambre física y deja de comer cuando te sientas satisfecho, no cuando estés lleno en exceso. Escucha a tu cuerpo y respétalo. 

2. Evita las dietas restrictivas: Las dietas extremas y restrictivas suelen generar un ciclo de restricción y luego atracón. En lugar de eso, enfócate en una alimentación equilibrada y variada que incluya alimentos nutritivos. No te prives de ciertos alimentos, sino que aprende a disfrutar de todo con moderación. 

3. Aprende a diferenciar entre el hambre física y emocional: Muchas veces comemos por razones emocionales, como el estrés, el aburrimiento o la tristeza. Antes de comer, pregúntate si realmente tienes hambre o si hay algo más en juego emocionalmente. Encuentra otras formas de hacer frente a tus emociones, como practicar ejercicio, escribir en un diario o hablar con alguien de confianza.

4. Desarrolla una relación positiva con tu cuerpo: Acepta y valora tu cuerpo tal como es. No te compares con los estándares irreales de belleza promovidos por las redes sociales y la televisión. Enfócate en cómo te sientes, en tu salud y en cuidarte en lugar de perseguir una imagen corporal perfecta. 

5. Busca ayuda si es necesario: Si tienes una relación problemática con la comida que te causa angustia o afecta tu calidad de vida, considera buscar apoyo de un profesional de la salud, como un nutricionista o un psicólogo que se especialice en trastornos alimentarios. Ellos pueden ayudarte a trabajar en los aspectos emocionales y de comportamiento relacionados con la alimentación. 

6. Recuerda que cada persona es única y lo que funciona para uno puede no funcionar para otro. Sé amable contigo mismo durante este proceso y date tiempo para desarrollar una relación más saludable con la comida.


Por Carolina López valencia
Nutricionista
Nutricionista Mención en Gestión y Calidad, Universidad Andrés Bello, Viña del Mar.
Especialista en Psicología de la Alimentación, Instituto Universitario Vive Sano, Brasil.
Especialista en Prevención, Tratamiento y Control de la Obesidad, Universidad de Chile.

Te Puede Interesar

You have been successfully Subscribed! Ops! Something went wrong, please try again.

Siguenos

© 2022 Todos Los Derechos Reservados.