mayo 18, 2024

Eficacia Real v/s Práctica: Cómo optimizar los resultados de la Farmacoterapia

El resultado de una intervención farmacológica no siempre es ideal, más allá de la expertise y la buena intención del prescriptor, situación que con frecuencia y erradamente lleva al paciente a cuestionar la selección, calidad o potencia de su medicamento. Éste problema normalmente es más profundo y requiere un análisis integral, no exclusivamente centrado en el fármaco.

Actualmente, la aprobación de un medicamento para uso humano requiere de un proceso regido por directrices estrictas que, en resumen, garantizan que la especialidad farmacéutica que emerge de un estudio clínico ha demostrado ser eficaz y segura para el manejo o prevención de una patología en un número significativo de pacientes. Esta propiedad, que designamos como la Eficacia Real del medicamento, se debe no solo a las propiedades del fármaco, sino que a un proceso diagnóstico y condiciones de administración que se consideran ideales.

El problema radica en que, si bien es factible contar con formulaciones de idéntica calidad en el mercado, los factores que afectan a un paciente puntual pueden ser muy distintos y de difícil control frente a los que considera un estudio clínico, haciendo que la Eficacia Práctica se pueda reducir al punto de propiciar el fracaso terapéutico.

Por ello, tanto para el prescriptor como el paciente, y todos los que intervienen en el proceso terapéutico, es necesario reconocer variables que amenacen la efectividad del tratamiento farmacológico a todo nivel, planificando intervenciones oportunas para evitarlos o minimizar su efecto.

En este sentido es importante el rol activo que debe tener el paciente, pues la información que puede entregar al prescriptor es clave para desarrollar una hipótesis diagnóstica certera, escoger un medicamento adecuado y su forma óptima de uso. Por otro lado, el oportuno reporte de efectos negativos de la terapia, o la ausencia de efectos, permitirá evaluar y detectar problemas, haciendo ajustes en el tratamiento con miras a una mejora en la condición de salud.

Pero los diferentes estamentos del sistema sanitario también deben poner de su parte, pues al desarrollar mecanismos que le permitan utilizar su medicación reduciendo al mínimo la brecha entre la eficacia real y la práctica, como concientizar e informar adecuadamente al paciente sobre su condición y el uso de sus medicamentos para favorecer la adherencia, permite un abordaje farmacoterapéutico altamente eficiente.

POR: LUIS GONZÁLEZ BURGOS
Químico Farmacéutico, Ms. Tox.
Escuela de Medicina
Universidad de Magallanes

Te Puede Interesar

Leave a Reply

You have been successfully Subscribed! Ops! Something went wrong, please try again.

Siguenos

© 2022 Todos Los Derechos Reservados.