abril 16, 2024

La “silenciosa” hipertensión arterial que afecta a 23.500 personas en Magallanes

Es una enfermedad crónica que se puede prevenir incorporando hábitos saludables en la vida cotidiana”.

Como una enfermedad silenciosa” es calificada la hipertensión arterial, debido a que su avance y gravedad no siempre es advertida por las personas, hasta que se manifiesta, incluso, con situaciones de riesgo vital.

Contrario a lo que se cree, esta patología se puede comenzar a presentar en la adolescencia, se estima que desde los 15 años, aunque es más frecuente en adultos. A hombres y mujeres les afecta prácticamente por igual.

Según los datos que maneja el Servicio de Salud Magallanes, al mes de abril de este año, hay bajo control 17.600 pacientes con hipertensión arterial, que se atienden en la red de atención primaria de la región, y se estima que existen otras 5.900 personas que presentan la enfermedad sin saberlo, o acuden al sector privado.

Los factores que influyen en que una persona padezca esta patología son múltiples, y parten desde motivos hereditarios, hasta aspectos comunes a otras enfermedades, como obesidad, sedentarismo, estrés y, cómo no, la mala alimentación vinculada al exceso de consumo de sal.

La enfermera Ximena Lorca, jefa de la subdirección de la Atención Primaria del Servicio de Salud Magallanes, enfatizó que la hipertensión arterial es una enfermedad crónica, es decir, una vez que se diagnostica, es irreversible, por eso es tan importante la prevención.

La profesional explicó que esta patología se produce cuando “el corazón es incapaz de bombear sangre a todo el organismo, porque las arterias por donde pasa la sangre, que son como unos tubitos, se empiezan a estrechar por diferentes causas, y al ocurrir esto, se produce la presión alta, porque es como una resistencia a ese flujo que debe existir”.

Agregó que la hipertensión es asintomática, pero cuando la gente tiene síntomas, presenta “mareos, zumbidos de oídos, fuerte dolor de cabeza y empieza a ver puntos negros; eso es bien característico, pero generalmente las personas no sienten nada, aunque el daño se está haciendo al interior del organismo, y cuando ya son hipertensos, tienen daño en algún órgano”, enfatizó la especialista del Servicio de Salud Magallanes.

Al ser una enfermedad crónica, lo importante es que se pueda tener compensada, y cuando no es así, significa que la presión escapa de los rangos que debiera tener dependiendo del grupo etario, “y si sube, con el tiempo empieza a dañar órganos, como el riñón, la vista, disminuye la circulación a nivel cerebral, el poder de concentración, y también afecta al mismo corazón, porque al forzarse para tirar la sangre a todas las células, se empieza a dilatar, y ahí es donde no tenemos que llegar, porque como es asintomática, la gente dice que se siente bien, y está con la presión de 180/120 o con 90, y eso no es sostenible en el tiempo”, subrayó la enfermera, porque incluso se puede desencadenar un accidente cerebrovascular.

La presión arterial catalogada como normal, “de los 15 a los 64 años, como máximo es de 130/80 milímetros de mercurio (mm Hg), pero los adultos mayores, tienen un rango más ampliado, porque por su edad empiezan a cambiar situaciones fisiológicas de su cuerpo, para ellos es 140/90 mm Hg, como tope”, detalló la profesional Ximena Lorca, y para ir monitoreando estos parámetros, se deben efectuar controles periódicos, que además ayudan a detectar otras eventuales patologías.

Para prevenir

La profesional del área de la salud, aconseja que como mínimo, las personas se realicen los exámenes de medicina preventiva, que son gratuitos y están garantizados por el GES, porque es ahí donde se detectan los factores de riesgo.

Sugiere, a su vez, mantener un peso de acuerdo a la estatura, hacer actividad física de forma permanente, llevar una alimentación saludable, que involucra disminuir el consumo de sal, independiente a que se sea o no hipertenso, “porque yo creo que la población se tiene que acostumbrar a disminuir el consumo de sal. Nosotros debiéramos consumir 5 gramos de sal al día, que corresponde a una tapita de lápiz Bic, y la población está consumiendo más del doble”, aseguró la especialista, Ximena Lorca.

Otra situación recurrente es que la hipertensión se presente en personas que ya tienen otras enfermedades, como diabetes.

Cuando los cambios de hábitos no son suficientes para bajar la presión arterial, se debe recurrir al uso de medicamentos.

Otras consideraciones

  • Disminuir el consumo de alcohol.
  • Evitar el tabaco y el humo del mismo.
  • Reducir la cafeína.
  • Los hombres corren riesgo cuando la medida de la cintura es más de 102 centímetros.
  • Las mujeres corren riesgo cuando la medida de la cintura es más de 89 centímetros.

Te Puede Interesar

Leave a Reply

You have been successfully Subscribed! Ops! Something went wrong, please try again.

Siguenos

© 2022 Todos Los Derechos Reservados.